La denuncia de la ONU sobre la policía religiosa talibana

0
La denuncia de la ONU sobre la policía religiosa talibana

La policía moral del Talibán en Afganistán está fomentando un clima de miedo e intimidación, y los edictos y los métodos usados para aplicarlos constituyen una violación de los derechos humanos, dice un reporte de la ONU publicado el jueves.

El Talibán creó un ministerio para “la propagación de la virtud y la prevención del vicio” tras tomar el poder en el 2021.

Desde entonces, el ministerio ha aplicado decretos emitidos por el Talibán que tienen un impacto desproporcionado sobre mujeres y niñas. Por ejemplo, tienen que vestir de cierta manera, tienen que ir a la escuela y al trabajo aparte de los varones y deben estar acompañadas por un varón cuando salgan a la calle.

“Los castigos por violar instrucciones y decretos suelen ser arbitrarios, severos y desproporcionados”, dice el reporte de la Misión de la ONU en Afganistán. “Se han aplicado amplias prohibiciones que son discriminatorias contra las mujeres. Las violaciones de derechos humanos, así como la imprevisibilidad de las formas de aplicación, contribuyen a un clima de miedo e intimidación entre segmentos de la población”.

La misión dijo que documentó por lo menos 1,033 casos, entre agosto del 2021 y marzo del 2024, en que empleados del ministerio aplicaron fuerza durante la implementación de órdenes, resultando en la violación de la libertad, la integridad física o la integridad mental de una persona.

“Esto incluye el uso de amenazas, arrestos y detenciones arbitrarias, uso de fuerza excesiva por agentes de facto de la ley y maltratos”, dice el reporte. Estos casos mayormente afectaron a hombres, castigados ya sea por supuestamente violar órdenes o porque sus familiares femeninas las violaron, dice el documento.

Añade que los poderes del ministerio se están expandiendo a otras zonas de la vida pública, como la vigilancia de los medios de comunicación y la lucha contra la drogadicción.

“Dados los múltiples temas mencionados en el reporte, la posición expresada por las autoridades de facto de que esta vigilancia se ampliará da razones para sentir significativa inquietud para todos los afganos, particularmente mujeres y niñas”, dijo Fiona Frazer, directora del departamento de derechos humanos de la misión.

El ministerio rechazó el reporte de la ONU, calificando sus hallazgos de falsos y contradictorios.

“Los decretos y relevantes documentos legales se emiten para reformar a la sociedad y deben ser de implementación asegurada”, dijo el ministerio.

El reporte surge una semana después de que una delegación del Talibán viajó a Qatar para asistir a una conferencia sobre cómo la comunidad internacional puede ayudar a resolver los problemas económicos y humanitarios de Afganistán.

La conferencia ha causado enojo entre activistas y grupos de derechos humanos porque excluyó a mujeres y a representantes de la sociedad civil afgana.

Deja una respuesta