Contraloría P.Rico revela deficiencias operacionales en municipio de Maunabo

La falta de confianza de los puertorriqueños por la crisis económica general ha agudizado los problemas del sector de la construcción que atraviesa una de sus etapas más delicadas. EFE/JORGE MUÑIZ/Archivo

San Juan, 15 jul (EFEUSA).- La Contraloría de Puerto Rico detectó en una auditoría deficiencias operacionales en las compras y los contratos de construcción de Maunabo, en el sureste de la isla.

El análisis revela que el municipio no celebró subasta pública para la construcción del gimnasio del coliseo municipal.

El costo de la obra por 142.065, excedió el límite de 100.000 dólares que establece el reglamento federal para usar los fondos del Community Development Block Grant (CDBG), indica que la auditoría difundida este lunes.

Tampoco el municipio le requirió al contratista el pago de arbitrio de construcción que la ley autoriza, ni se lo descontó de los pagos realizados, por lo cual dejó de recibir 21.192 para atender, por ejemplo, gastos operacionales de Maunabo.

La auditoría señala que el municipio no tiene centralizada las funciones de compras y que pagaron bienes y servicios por 51.398 sin obtener las tres cotizaciones de al menos tres proveedores.

El municipio, revela la Contraloría, «no cumplió» con remitir a la Contraloría de Puerto Rico, la Certificación Anual de Notificación de Pérdidas para el año 2014 y 2015, ni tampoco notificaron el hurto del motor de una lancha.

Además, en el Departamento de Obras Públicas municipal, «adquirían combustible sin autorización escrita, no mantenían expedientes de los vehículos municipales, ni inventarios perpetuos de las piezas».

Contrario a la Ley 81-1991 de Municipios Autónomos, el Municipio autorizó el destaque de ocho empleados para prestar servicios en cuatro escuelas públicas y una entidad sin fines de lucro, «sin formalizar acuerdos escritos».

Además, no había actualizado el Plan de Clasificación y Retribución, «ni contaba con un comité para seleccionar el personal del servicio de carrera. Estas situaciones pueden propiciar irregularidades y/o favoritismos en el proceso de reclutamiento».

«Nuestros auditores identificaron que la Unidad de Auditoría Interna, no había efectuado auditorías periódicas que incluyera las áreas de materialidad y riesgo en las recaudaciones, compras, subastas o nóminas. La falta de fiscalización de Auditoría Interna, puede propiciar que se cometan errores y priva a la gerencia de información necesaria sobre el funcionamiento de los sistemas, controles y demás operaciones municipales», agrega la citada institución.

A su vez, subraya que el municipio «no había aprobado un reglamento para la administración y uso de las instalaciones del Centro Comunal del barrio Tumbao».

La auditoría revela también que el ayuntamiento de Maunabo mantenía 43 empleados transitorios por periodos mayores al año reglamentario y algunos llevan hasta 24 años clasificados como transitorio.

Este segundo y último informe de Maunabo, cubre el periodo del 1 de enero de 2012 al 30 de junio de 2015.